Búsqueda usando este tipo de consulta:



Buscar sólo estos tipos de registro:

Registro
Archivo
Colección
Simple Page
Exposición
Página de Exposición

Búsqueda Avanzada (sólo registros)

Fumacho, la peste y la burbuja

Miniatura Fumacho.PNG

Dublin Core

Descripción

Cuento breve

Fuente

Fumacho, la peste y la burbuja

 

José Joaquín es auxiliar de enfermería del Hospital Universitario San Ignacio en Bogotá, tiene 61 años bien vividos;  es fumador, bebedor, amiguero y,  según los medios de comunicación, en esta época de pandemia José Joaquín es un héroe. A José Joaquín le decimos Fumacho, pues es el más álgido y encantador  fumador y borracho que mi hermano y yo conocemos; y  es precisamente lo Fumacho,  sumado a su edad y estilo de vida trasnochador producto de su inclemente profesión, lo que  desde el 24 de marzo no me deja conciliar el sueño tranquilamente.

Fumacho es viudo hace 26 años, desde entonces su vida somos sus hijos, su trabajo y Noé, el perro al que ama y trata como a un retoño más. Nunca se volvió a enamorar, tal vez tuvo amigas especiales, pero ninguna llegó a ocupar el espacio que en antaño era de mi mamá. Probablemente la soledad, las constantes crisis económicas y su nuevo rol de ama de casa le incrementaron lo Fumacho; condición que en principio me atormentaba, pero que ahora respeto y honro cada vez que la vida me da un chance para hacerlo, como ahora en este escrito que resulta ser una apología al título que él ostenta.

Llegó la peste y con ella  mi cruz, la maldita plaga le respira en la nuca a mi Fumacho y lo invita  descaradamente a caer en el sueño eterno. Yo doblo mis  rodillas y le pido, le ruego, y ofrezco trueques al sempiterno que todo lo controla en un desesperado intento para que con su sacro dedo inmunice a Fumacho y lo favorezca por encima de sus demás hijos. El omnipotente me guiña el ojo y me pide que tenga fe ciega e irracional.

En medio de la calamidad y  el aislamiento preventivo obligatorio, la situación me enseña cuan afortunados somos de ser la prole de Fumacho; el héroe se ha asegurado de construir para nosotros una burbuja que para bien o para mal nos protege del exterior. Nos protege de vivir en Soacha, de ser estrato tres,  de nuestra familia arribista, del aburrimiento, del hambre y de la enfermedad, pero afortunada o desafortunadamente  no puede defendernos de la caja maldita  y de la realidad que ella revela, indicándonos que esos afuera de la burbuja podríamos ser nosotros.

La peste ha tomado una aguja y aguarda sentada a lo lejos esperando su momento de actuar, Fumacho también la ve, a veces la insulta, a veces la ignora, a veces danza con ella en la fría pista de baile del quinto piso del HUSI, luego retorna a la burbuja para calmar nuestra angustia, asegurándonos que todo estará bien si nos quedamos dentro de ella; sólo él puede salir, sólo él puede bailar con la ponzoña.

Pobre Fumacho, debe luchar con el peso de su familia, con la ignorancia de la gente, con la indolencia de este platanal en el que nos tocó nacer  y con la carga  de ser  “el héroe” hacedor de la burbuja en la que viven los seres que él ama, además de ser el potencial portador de la aguja que amenaza con acabar con todo.

Yo me niego a dejar que la peste me lo arrebate, han sido muchos años de intensas luchas para dejar  que   la plaga que lleva en su cabeza una corona se lleve a mi taita. Fumacho merece gozar de su pensión, merece disfrutar de su familia, de reír viendo Betty la fea en las tardes con una taza de café en su mano, de conocer el mar, de seguir siendo Fumacho. La burbuja debe romperse, pero no a manos de la epidemia, sino por mí y  por el alfiler hecho de coraje que aún no logro encontrar.

Archivos

Para citar

Gina Paola Herrera Ramírez Estudiante Maestría en lingüística aplicada del español como lengua extranjera, “Fumacho, la peste y la burbuja,” Catálogo de Obras Artísticas, revisado 1 de junio de 2020, https://catalogodeobras.javeriana.edu.co/catalogodeobras/items/show/468.

Social Bookmarking

Insertar

Para insertar este registro en su página web copie el siguiente código:

Desarrollado por MangleRojo. | Con la tecnología de Omeka.

Imagen de fondo ORO, autor Iván Rickemann.